Durante tres generaciones, la familia RAYMOND WEIL se ha caracterizado por su determinación constante y su compromiso inquebrantable con la excelencia, dando forma al enfoque de la marca de manera firme pero sutil. Hoy en día, una fortaleza clave de la marca es su extensa red global, que abarca más de 2.500 puntos de venta en todo el mundo.

Fiel a su herencia relojera, RAYMOND WEIL se ha dedicado en los últimos cincuenta años a la búsqueda de la elegancia creativa, la innovación inspiradora y la excelencia de la artesanía suiza.

RAYMOND WEIL no solo se erige como una distinguida marca de relojería con sede en Ginebra, sino también como un legado familiar que, durante casi medio siglo, ha tejido sus valores fundamentales en cada pieza que crea. Orgulloso miembro del selecto círculo de empresas independientes y familiares, el negocio está comprometido con la creación de relojes que encarnan la elegancia y la sofisticación, tanto para mujeres como para hombres. Fundada en 1976 por Raymond Weil y ahora bajo el dinámico liderazgo de su nieto, Elie Bernheim, la marca ha continuado su ascenso, solidificando su estatus como un referente de excelencia en la relojería suiza.

Durante tres generaciones, la familia RAYMOND WEIL se ha caracterizado por su determinación constante y su compromiso inquebrantable con la excelencia, dando forma al enfoque de la marca de manera firme pero sutil. Hoy en día, una fortaleza clave de la marca es su extensa red global, que abarca más de 2.500 puntos de venta en todo el mundo.

Fiel a su herencia relojera, RAYMOND WEIL se ha dedicado en los últimos cincuenta años a la búsqueda de la elegancia creativa, la innovación inspiradora y la excelencia de la artesanía suiza.

RAYMOND WEIL no solo se erige como una distinguida marca de relojería con sede en Ginebra, sino también como un legado familiar que, durante casi medio siglo, ha tejido sus valores fundamentales en cada pieza que crea. Orgulloso miembro del selecto círculo de empresas independientes y familiares, el negocio está comprometido con la creación de relojes que encarnan la elegancia y la sofisticación, tanto para mujeres como para hombres. Fundada en 1976 por Raymond Weil y ahora bajo el dinámico liderazgo de su nieto, Elie Bernheim, la marca ha continuado su ascenso, solidificando su estatus como un referente de excelencia en la relojería suiza.